Tereré, rito y códigos

Una bebida refrescante que traspasa clases sociales

El tereré es una bebida tradicional de yerba mate con agua fría, con «remedios yuyos» (plantas medicinales), una guampa o recipiente para poner la yerba mate y una bombilla para sorber, eso es todo lo necesario para tomar tereré, y habitualmente en compañía.

El tereré, más allá de ser una bebida refrescante, es un acto social, una tradición para acompañar una charla o hacer un alto en el devenir diario, con unos sorbos, habitualmente en grupo y compartiendo con todos lo que lo integren un «tereré jeré» (ronda de tereré, en idioma guaraní).

No hay problema en tomar todos de la misma bombilla, la tradición lo marca así y nunca se le niega un trago a nadie, conocido o no. Cuando estamos entre amigos decimos vamos a tomar tereré, es lo normal para compartir anécdotas y charlas. Siempre tiene que haber un tereré de por medio.

Una tradición que traspasa generaciones, no importa la clase social, si es en jarra, termo, con hielo o al natural, con yuyos o jugo de naranja, lo importante es compartir y sobre todo refrescarse.

El ritual del Tereré

Un placer que comienza desde su preparación, todo un ritual que algunos realizan en casa antes de salir por la mañana o para armonizar un día caluroso en el trabajo.

Con este clima de verano, lo más importante es que sea frío con mucho hielo. En el recipiente que contiene el agua (lo más fría posible) se puede adherir hierbas aromáticas y medicinales, como la menta, santa lucía, brote de coco, cocú, etcétera. Y una vez listo es momento de sentarse y tomar, solo o habitualmente acompañado, en la oficina, en casa o en cualquier lugar que amerite compartir charlas o anécdotas.

El ejercicio de tomar tereré también adopta costumbres o tradiciones

Servir el primer chorro de agua en el recipiente y esperar a que la propia yerba mate, absorba todo el líquido. Una vez que se empieza a tomar, nunca se saca la bombilla del mate. Considerado casi un sacrilegio, y se debe beber un sorbo por persona y pasar al siguiente del grupo. Aunque se dice que el que ceba bebe dos veces, una picardía por hacer el trabajo duro y ser siempre el último en beber.

Generalmente se sirve hacia la derecha, esa es la tradición. En algunos casos el que ceba generalmente es el más joven, los adultos le dan el privilegio de cebar la ronda.

Si bien es cierto que los tiempos han cambiado y los elementos también, la esencia de este acto social guaraní sigue siendo transversal. Así como, servir el primer tereré al más pequeño es un acto familiar de mucha importancia. Prepararlo y tomarlo por uno mismo, por primera vez, es una especie de inicio de la madurez.

Ideal para mantenerse hidratado en épocas de calor, en reemplazo del mate, sobre todo en horarios de siesta. Para compartir en ronda con amigos, además de ser una buena compañía en largas horas de estudio o trabajo.

 

Dejanos tu comentario